173

Es casi seguro que usted ha visitado alguna vez una feria empresarial, tal vez no como una actividad planeada con anticipación, sino tal vez por pura casualidad o mera curiosidad. Y si nunca ha visitado una, al menos ha oído hablar de ellas.

Y aunque no lo parezca, este tipo de actividades comerciales son más comunes de lo que parecen y tienen vital importancia dentro de las actividades que las empresas y las organizaciones desarrollan para fomentar el intercambio comercial y las relaciones empresariales.

¿Pero por qué son tan importantes las ferias empresariales?

Empecemos por mencionar que una feria es el evento en el que la oferta y la demanda de cierto grupo de productos o servicios convergen en un mismo espacio por un tiempo determinado, siendo el lugar ideal para que los pequeños y grandes empresarios tomen contacto directo con los agentes importadores o distribuidores, que podrían comercializar sus productos.

En este sentido las ferias son como una gran vitrina en donde los compradores pueden ver y examinar personalmente los productos que los empresarios ofrecen, evaluando y analizando sus cualidades. La posibilidad de conocer las características físicas y la calidad de los productos constituye una gran ventaja que difícilmente pueden igualar otros medios publicitarios o de venta, visuales o virtuales.

Esta característica de las ferias permite que los empresarios puedan tomarle el pulso a sus productos y evaluar su desarrollo y futuro. Podemos afirmar entonces que participar en una feria no es un gasto sino más bien una muy provechosa inversión.

Por otro lado las ferias empresariales no sólo sirven para exhibir productos o servicios sino que además insertan a los negocio en el ecosistema empresarial pues permiten observar cuáles son las nuevas tendencias del mercado, establecer contactos importantes que podrán ayudar a que su negocio crezca y la oportunidad de conocer a su competencia, así como comparar sus productos en un espacio donde cada quien presenta lo mejor de sí.

Un detalle muy importante es tener en cuenta que las personas que asisten a ferias van dispuestas a conocer los productos que se ofrecen, ya que están interesadas en lo que se vende. Esta es una oportunidad para captar la atención del cliente y mostrar lo mejor de cada empresa.

Además, participar de una feria hace que las empresas estén en exhibición, lo que permitirá crear la imagen y el posicionamiento adecuado para sus clientes.

Es importante destacar que asistir a una gran feria empresarial, al menos como visitante, será un gran primer paso, porque le permitirá hacer contactos y recolectar información que le podrá ser útil. Esta experiencia le servirá para que, en el futuro, sea una de sus prioridades participar en una feria empresarial, por las enormes ventajas que estos eventos representan.